Síguenos en facebook Síguenos en twitter Síguenos en google Síguenos en pinterest
Estás en:  Críticas de cine > CRÍTICA: Iron Sky

CRÍTICA: Iron Sky


SINOPSIS: Estamos en el año 2018 James Washington llega a la Luna en una nueva misión espacial. Para su sorpresa descubre algo que ha permanecido ignorado por el mundo: en 1945 un grupo de selectos nazis huyó a la cara oculta de la Luna y, allí, han proseguido su plan de invasión.

No es fácil elaborar una crítica a partir de películas así. Hay que descubrir, sobre la marcha, que tipo de lógica peculiar utiliza el director, qué extraño objetivo persigue, si los medios empleados son los adecuados y si efectivamente logra que funcione.
Y, lo cierto, es que funciona razonablemente bien como comedia loca y excéntrica. Un cóctel de clichés pulp y pop asequibles a todo el mundo. Ha triunfado en los países de Europa en que se ha estrenado, tiene muy mala leche y está bien hecha.
Lo de la mala leche hay que puntualizarlo. Los verdaderos malos son los Estados Unidos. Estamos en 2018 y la presidenta, que tiene un sospechoso parecido a Sarah Palin, trata de renovar su mandato y descubrirá que la retórica nazi no le viene nada mal.
Marciana a más no poder, surrealista en todo momento, delirante en ocasiones, pero con cosas brillantes: el Yes, she can; la nave espacial USS George Bush con tripulantes vestidos de series de televisión de ciencia-ficción serie B; los guiños a Star Trek; los nazis con casco tipo Darth Vader; el iphone y el ipad como tecnología revolucionaria al servicio nazi; la asesora de imagen y su arranque hitleriano parodiando El hundimiento; las batallas estilo Battlestar Galactica y Star Wars... En fin, la demencia.
Con frecuencia se presta a la sonrisa, en ocasiones logra la carcajada pero, en general, una mira atónito lo que está viendo porque (obviamente) no se lo acaba de creer (imposible la suspensión de la incredulidad) y porque no está muy claro las derivaciones que va tomando el guión aquí y allá.
El toque más preocupante es que, al cargar la mano en su crítica americana, no parece lo suficientemente anti-nazi. Suena como que, en realidad, si quitas lo de matar gente, el resto de las ideas no estaban mal del todo. Si la chica blanca besa a un negro seguro que cuela. Y cuela. O tal vez quiere decir que, si pones una rubia curvilínea (Julia Dietze) en vez de a un señor bajito con bigote, las cosas serán distintas.
En cualquier caso la película tiene la suficientemente poca entidad como para que el análisis ideológico (que podría cabrear a alguien) carezca de cualquier importancia. Todo es tan absurdo y ridículo que no queda más opción que tomárselo a broma.
Como muchas películas de este género, con frecuencia, fuerza ciertas tramas, y eso se nota en un montaje un tanto caótico que se ve obligado a incluir todos los gags, sean necesarios o no. Las gracias están por delante de la lógica del guión.
Iron Sky es una película para todo el que tenga interés en una comedia diferente, incluso distinta a las diferentes. Orgullosa de ser inclasificable, descerebrada hasta ser inimitable, resulta un  pasatiempo mucho más satisfactorio cuanto menos uno la piense.
Lo mejor: Los aspectos técnicos están bastante bien logrados.
Lo peor: Algunos chistes y situaciones forzadas.

Ficha técnico-artística:
Dirección: Timo Vuorensola.
Guión: Johanna Simisalo.
Intérpretes: Julia Dietze, Christopher Kirby, Udo Kier, Stephanie Paul.
País: Finlandia.
Duración: 93 m.
Música: Laibach.
Fotografía: Mika Orasmaa.

Etiquetas:
Autor: SeraPorCine

Noticias relacionadas

{CONTENT_SIMILAR_1}

PELÍCULAS RELACIONADAS Ir a ver todas

ACTORES Y ACTRICES RELACIONADOS Ir a ver todas

CRÍTICAS DE USUARIOS

Deja tu Comentario:
Tu Mensaje:
Enviar Comentario